El peligro intrínseco del surf de olas grandes

Laird Hamilton
Cuando vemos a estos valientes surfistas deslizándose en olas gigantescas, entre toneladas de agua salada, una fuerte sensación de emoción nos invade, la adrenalina empieza a correr por nuestra sangre. Y la razón es simplemente que esos surfistas están arriesgando su vida.

Normalmente el surfista de ola grande no es un jovencito imberbe. Suele ser una persona que ha practicado el surfing durante muchos años, que sabe donde tiene que estar, que puede hacer y que no. Calcula muy bien los riesgos, los posibles problemas y las posibles soluciones a esos problemas. El diablo sabe más por viejo que por diablo, que dicen por ahí...

Pero uno no puede calcular totalmente los riesgos, algo se deja a la fortuna. Siempre hay alguna incertidumbre, algo puede salir mal. Es el peligro intrínseco.

Dos recientes acontecimientos son reflejo de este peligro potencial: La muerte de Peter Davi en Ghost Trees y el rescate de un surfista por parte de Laird Hamilton.

Peter Davi era un surfista experimentado, uno de los jefes del surfing de olas grandes en California. Con 45 años, casi dos metros de altura y más de 100 kilos de peso era respetado en el pico y se hacía respetar pese a que algunos comentaban que no estaba en las mejores condiciones físicas para afrontar olas grandes.

Pionero del surf de olas grandes, fue de los primeros en surfear Mavericks y ganó mucho prestigio deslizándose en las grandes olas del North Shore de Oahu. Pero el martes pasado, un error, un fallo de cálculo le costó la vida a este veterano surfista en Ghost Trees, Árboles de fantasmas. Estaba en el agua junto con otras veinte personas, intentando cazar a remo alguna de las gigantescas olas de más de 6 metros que rompían en la costa.

Era el único que no estaba haciendo tow in. Algo salió mal y se ahogó. Le encontraron sin su tabla, con el invento roto atado a su pierna y con magulladuras por todo su cuerpo debido a los golpes contra las rocas. El fallo que le costó la vida fue el no tener ningún tipo de apoyo ni dentro, ni fuera del agua. Nadie le vio, nadie notó que faltaba hasta que era demasiado tarde.

Dicen los entendidos que el surfing de olas grandes es muy diferente al resto. La diferencia con el surfing tradicional es que el de olas grandes es un deporte de equipo. Sobre todo en el tow in. Si hay algún problema siempre tienes a tu compañero para apoyarte.

El martes pasado se vio un ejemplo de trabajo en equipo en Hawai. Laird Hamilton y Brett Lickle componían el equipo de tow para coger olas de más de 10 metros de altura en Maui.

Habían estado surfeando con éxito toda la mañana el pico llamado Outer Sprecks y decidieron repetir. Todo iba bien hasta que llegó la gran ola y decidieron pillarla. Lickle remolcó a Hamilton y este cogió el monstruo de más de 20 metros de altura.

"Hamilton estaba surfeando la ola, y de repente se cayó y me dije: Oh, Dios mio!" comentaba Lickle.

Se fue rápidamente a por el.

"Teníamos una zona despejada para salir, pero el área por donde normalmente escapábamos estaba llena de espuma. Una espuma de cinco metros" dijo Lickle. "Nos dimos cuenta de que no lo íbamos a conseguir y que esa cosa nos iba a cazar".

El impacto fue brutal. Lickle fue expulsado brutalmente de la moto de agua pero antes una quilla de las tablas que llevaba le hizo un profundo corte en el gemelo.

La siguiente ola les separó a los dos hundiéndoles en la profundidad del océano. Otra ola en la cabeza y a aguantar durante un minuto la respiración para salir otra vez y que les golpease otra más. Así hasta cuatro. Hamilton creía que Lickle no lo iba a conseguir.

Lickle comentó que las olas les habían alejado medio kilómetro de donde estaban antes de caerse y que algo iba muy mal con su pierna.

"Tenia el gemelo cortado por la mitad, lo tenía casi colgando" comentaba. "De repente veo a mi lado a Laird. Llevaba un neopreno de manga larga, se lo quitó quedándose desnudo y arrancó una de las mangas y me hizo un torniquete".

En ese momento un helicóptero se acercaba hacia ello. Eran Dave Kalama y Don Shear que estaban observando la costa en busca de buenas olas. Pasaron por encima de sus cabezas pero no les vieron así que Hamilton decidió ir a por el jet ski.

"Ahora nos teníamos que preocupar de los tiburones" declaraba Lickle.

Una vez que Hamilton consiguiese llegar a la moto de agua, después de 15 minutos nadando entre las olas, por fin tuvieron contacto con el helicóptero.

Con Hamilton pilotando la moto de agua tuvieron que idear una manera para que Lickle pudiese montar en ella. Tenía el gemelo destrozado así que la fuerza del agua en la moto le hubiese arrancado el músculo. Tuvo que arrodillarse sobre el remolque apoyándose sobre el asiento trasero de la moto de agua.

Una ambulancia los esperaba en la playa.

Lickle comentaba que tuvo que aguantar durante una hora la operación en su gemelo con solo anestesia local. Los médicos temían que hubiese tragado agua que junto con la anestesia general le provocase problemas aún más graves. Una vez cosido el interior del músculo, cincuenta y seis grapas le cerraron el exterior de la herida.

Como decía la mujer de Lickle: "Tengo una gran fe en sus compañeros de equipo. Brett fue a salvar a Laird, y Laird le salvó a el". Trabajo en equipo.

3 comentarios:

  1. Acabo de despertarme de golpe!

    Cuando las cosas pueden ir mal, irán mal en el peor momento.

    ResponderEliminar
  2. Peter Davi no estaba solo en Ghost Tree tratando de surfear sin moto. Anthony Tashnick tambien estaba alli, se les puede ver a ambos dos remando una ola en Surfline.
    Pero si remando o con tow-in, la asistencia de una moto tiene que ser fundamental.

    ResponderEliminar
  3. desde luego que coger este tipo de olas no es ir a surfear olas grande sin más...

    creo que requiere de muchas horas de surf, de un aprendizaje paulatino y razonable en la escala de tamaño de las olas, saber de meteorología, y sobretodo ser un Marino... esa especie de dominio de las circunstancias en el medio marino.

    ultimamente me da la sensación de que la gente se está empalmando un poco con todo esto y no hay una desgracia de momento por casualidad.

    como dice chuck, la moto de agua es fundamental en esas condiciones nos guste o no. Es la seguridad y la organizazión, la preparación y el "sentidiño" (que decimos por mi tierra) la única forma de prevención en el surf de olas grandes..

    un saludo a todos!

    ResponderEliminar

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.

Con la tecnología de Blogger.