Barcelona - Ahora el Gobierno quiere crear un muro submarino

Leo en El Periódico de Catalunya que el Ministerio de Medioambiente pretende la construcción de un espigón de 2,5 kilómetros para proteger de la erosión de la arena de cinco playas de Barcelona. Esto supone la desaparición total de las olas en esta zona por lo que la Asociación Catalana de Surf presentará objeciones contra el proyecto.

En cuatro meses se han propuesto dos proyectos totalmente diferentes. ¿Qué es lo está pasando?


Articulo completo

El Ministerio de Medio Ambiente propone la construcción de un espigón de 2,5 kilómetros para proteger de la erosión de la arena de cinco playas de Barcelona: Nova Icària, Bogatell, Mar Bella, Nova Mar Bella y una nueva playa que quedará al lado del futuro zoo de Barcelona. Las obras, que costarán 38 millones de euros, son la mejor opción para evitar que la arena continúe su proceso de erosión,según el Gobierno.
El proyecto sustituye la propuesta para construir siete espigones en las playas comprendidas entre el Port Olímpic y la zona del Fòrum. El plan, en fase de consulta pública hasta el 16 de junio, comenzará a ejecutarse una vez el ministerio estudie las alegaciones que se formulen en su contra. Mientras se han puesto en marcha varios trabajos, entre ellos la construcción de un espigón que dividirá en dos la playa de Nova Mar Bella.
El primero en cuestionar el plan es el ayuntamiento, que ya se ha mostrado preocupado por el peligro que representa el espigón gigante para la circulación de las aguas. El ministerio ha escuchado las objeciones del consistorio, pero no ha modificado los planos del proyecto, realizados en enero de este año por la empresa Tecnocean. La oposición municipal también presentará alegaciones.

ANÁLISIS DE AGUAS
Francisco Rivero, autor del proyecto y consultor de la empresa, afirmó que el grupo de trabajo estudia las objeciones del ayuntamiento, pero que no se harán modificaciones hasta dentro de uno o dos meses. "El ayuntamiento teme que las aguas queden estancadas. Evaluamos si estos temores tienen fundamento. En este caso, haríamos alguna modificación, pero pequeña, porque el proyecto se encuentra en su etapa final", aseguró Rivero.
El ayuntamiento, además, ha solicitado realizar análisis microbiológicos para garantizar que las aguas de esas playas no supondrán riesgos para la salud de los bañistas. Para ello, según el técnico, propuso utilizar la metodología empleada en el Fòrum.
La Asociación Catalana de Surf también presentará objeciones contra el proyecto, pero por una razón diferente: la eliminación de las olas. Ramón Silva, portavoz de la organización, declaró que los surfistas estaban preocupados por la propuesta de un espigón gigante, formulada por el ministerio. "Pediremos que nos dejen un lugar para surfear, al menos en dos playas, entre ellas la de Barceloneta", afirmó Silva.
Eduard Martínez, concejal de CiU y miembro de la comisión de sostenibilidad, dijo que su partido respaldará las demandas de los surfistas y de otras entidades afectadas. "Todos queremos frenar la pérdida de arena, pero no se puede perjudicar ni a los surfistas ni a los grupos que trabajan en la Base Náutica Municipal, cuyo muelle está condenado a desaparecer por este proyecto. Técnicamente se pueden compatibilizar todos los intereses", afirmó.
El plan preve la instalación de enormes bloques de piedra de tres y cuatro toneladas a una distancia aproximada de 200 metros de la orilla. El muro tendrá forma de pirámide: grande en la base (unos 38 metros de ancho) y más delgado en la parte superior. Puede alcanzar los ocho metros de altura en alguno de sus tramos y la punta quedará a dos metros sobre el nivel del mar, lo cual permitirá la circulación de agua, aunque no hay seguridad de que sea la necesaria.

MÁS OBRAS
El último proyecto presentado por el ministerio para contener la fuga de arena también mantiene intacta su propuesta inicial de construir un dique de 170 metros de largo que sobresaldrá un metro sobre el nivel del mar en la Barceloneta. También se ampliará unos 250 metros el espigón de la playa de Sant Sebastià y se reforzarán los espigones del Somorrostro.
El proyecto global también incluye el reforzamiento de varios diques existentes y la aportación de más de 850.000 metros cúbicos de arena.

1 comentario:

  1. Por lo visto estan totalmente empeñados en acabar con las olas de la zona, si no es de una manera de otra. Esperemos que no la consigan.

    ResponderEliminar

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.

Con la tecnología de Blogger.