Esperanza para el surf en Barcelona

Al parecer las objeciones a las obras en las playas han tenido su efecto según cuenta El Periodico de Catalunya. Las obras se retrasarán en cuatro de las cinco playas afectadas y solo en Nova Icària empezarán este otoño. No hay lugar a dudas que los espigones se van a construir, lo que supone un impacto ecológico y visual muy importante además del impacto para todos los surfistas. Ahora la piedra está en el tejado del Ayuntamiento de Barcelona ya que si solicita formalmente al Ministerio de Medio Ambiente la posibilidad de que los surfistas continúen disfrutando de olas encargarían un informe al CEDEX (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas) para estudiar las posibilidades que hay de mantener olas donde pida el Ayuntamiento. En caso de ser así el Ministerio de Medio Ambiente asumiría el sobre coste y espigón de la Barceloneta sería el último en construirse.
Ya veremos lo que pasa.




Artículo completo de El Periódico
Las objeciones del ayuntamiento al plan de espigones del Ministerio de Medio Ambiente, que intenta frenar la pérdida de arena, retrasarán las obras en cuatro de las cinco playas afectadas por el problema: Barceloneta, Bogatell, Mar Bella y Nova Mar Bella. Solo en Nova Icària el acuerdo es total, por lo que la construcción de los diques empezará allí el próximo otoño, tal como estaba previsto.El resto deberá esperar a que ayuntamiento y ministerio lleguen a un acuerdo sobre las obras. Ambas partes calculan que el comienzo de los trabajos en esas cuatro playas deberá esperar al próximo año. Hoy discutirán en Madrid el plan de espigones propuesto por Medio Ambiente y un documento de 40 páginas con las objeciones municipales.En Barcelona, mantener el flujo de aguas en las playas es una de las principales preocupaciones del consistorio. Jordi Campillo, gerente de Parques y Jardines, afirma que la propuesta del ministerio genera dudas sobre el posible estancamiento de las aguas en algunas playas.

PLAZOS EN EL AIRE
Miguel Velasco, subdirector de Costas del Ministerio de Medio Ambiente, dice que están previstas las modificaciones para atender las demandas municipales y que los plazos de ejecución de la obra dependerán de los requerimientos del consistorio. "Nos adaptaremos a lo que propongan", asegura. El ministerio señala que la construcción de los diques plantea grandes dificultades, porque se trata de una zona "fuertemente alterada". "La profundidad es el mayor inconveniente y las playas no tienen una línea de orilla natural. Por ello las obras serán más complejas", explica el subdirector de Costas.El mayor número de objeciones presentadas se concentra en la Nova Mar Bella. "Tenemos presión política para ejecutar las obras con rapidez, pero debemos garantizar técnicamente que se ejecuten de la mejor manera posible", explica el gerente de Parques y Jardines.La playa de la Barceloneta es otro punto donde se concentran las divergencias. Allí está prevista la construcción de un espigón paralelo a la playa de unos 100 metros de longitud, que sobresaldrá dos metros del nivel del mar. El ayuntamiento plantea que se estudie hacer uno sumergido. "Pedimos que las obras tengan el menor impacto visual posible. Si un dique sumergido puede detener la erosión, preferimos esta opción", explica Campillo.

SURFISTAS
El ministerio estudiará la posibilidad de que los surfistas continúen disfrutando de olas, si el ayuntamiento lo solicita formalmente. El subdirector de Costas aseguró que el consistorio ha pedido considerar la posición de los surfistas, pero deberá avalarlo formalmente. "Entonces encargaríamos un informe al Cedex un organismo que ofrece asesoría técnica para las grandes obras de la Administración para estudiar las posibilidades que hay de mantener olas donde nos pida el ayuntamiento", declara Velasco.El Cedex ya concluyó en un informe anterior, realizado en el País Vasco y Canarias, que es posible mantener las olas y evitar la erosión de la arena. El ministerio cree que la modificación del proyecto puede tener un sobrecoste, pero sería "asumible". En caso de aprobarse la modificación que permitiría salvar el surf en la ciudad, el espigón de la Barceloneta sería el último en construirse.

Artículos relacionados

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.