¿Es raro no tener olas en Mundaka en esta época?

carteles del billbong pro mundaka desde el 2003 hasta este año
El hecho que todavía no se haya podido celebrar ni una sola manga en Mundaka después de casi una semana de competición es raro, muy raro. Solo se han podido celebrar dos días de competición y los dos en Bakio, con olas de menos de un metro.

La verdad es que casi todos los años ha sido un desencuentro entre el Billabong Pro y las olas.

Si volvemos la mirada a pasadas ediciones veremos que la primera semana de competición es siempre la que peores condiciones tiene...

En el 2006 llegó un perfecto swell a Mundaka tres días antes de la competición. Aún así los restos de ese maretón permitieron celebrar la primera ronda en Mundaka el mismo día dos, fecha en la que comenzaba oficialmente la competición. Luego el mar se quedó sin olas hasta el día ocho en el que se pudo completar la segunda ronda. Casi igual que este año. La segunda semana fue la mejor con tres días de olas, dos en Bakio y una en Mundaka, que permitieron terminar el campeonato casi el último día que les quedaba.

En el 2005 no hubo camponato pero en el 2004, la ola rompió los dos primeros días de competición y luego se tuvo que esperar una semana para que se pudiera celebrar otra manga. Fué otra vez en Mundaka con unas olas impresionantes. Olas tuberas de dos metros rompían perfectamente en el día que Slater perdió todas las posibilidades de ser otra vez campeón del mundo. “Fué frustrante,” decía Slater. “Tuve una mala caída al comienzo de la manga y creo que eso me afectó. Realmente no tenía la tabla adecuada. Necesitabas un 7´6 para remar ahí fuera, pero con un 6´3 cuando estabas en la ola. Para que se necesite pincho así es que tenía que haber olas. Continuaba el swell aunque más debilitado. Aún así se pudieron celebrar el resto de las mangas en Mudaka. Allí fue donde Luke Egan se proclamó vencedor del Billabong Pro 2004, un día que recordará durante toda su vida.

En el 2003 fue el peor de todos. Hasta el décimo día no se pudo celebrar ni una sola manga. Imaginaros a Mike Parsons, el director de la prueba, nervioso, comiendose las uñas sin saber que hacer, sin saber si iba a haber un vencedor ese año. Al final dos dioses salvaron a Mundaka con dos días épicos, adjetivo que tanto gusta usarse en el surfing. Taj Burrow conseguía un diez en un tubazo para la historia. Las semifinales y la final se celebraron con líneas perfectas de olas de metro y medio y viento offshore. Kelly Slater ganaba la final ante Taj Burrow y se acercaba a otro títlo mundia.
La conclusión, en mi opinión, es que pese a los problemas de la primera semana, siempre se ha visto un gran espectáculo. Mundaka pocas veces ha defraudado auque si se ha hecho esperar.

Este año parece que va a ser igual y el ansiado swell no llegará hasta los últimos días de competición. Cuando llegue, se verá de lo que es capaz Mundaka

No hay comentarios:

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.

Con la tecnología de Blogger.