¿Cómo se explica el boom del surfing brasileño?

surf brasil
En los últimos 10 años hemos visto emerger a Brasil como una potencia en el mundo del surf. Una erupción rápida y potente que ha llegado en paralelo con el crecimiento económico del país. Pero, ¿vienen para quedarse? Juliana Barbassa una periodista brasileña analiza para el New York Times las razones y causas del boom del surf en Brasil, y si podrá seguir el país entre los mejores del mundo.

Brasil se ha vuelto loco por el surf.

En diciembre, cuando un brasileño de tan solo 20 años de edad llamado Gabriel Medina ganó el campeonato del mundo de surf, convirtiéndose en el primer surfista sudamericano para hacerlo, el país entró en una erupción de celebraciones. La trayectoria de Medina en el campeonato había sido seguida de cerca en Brasil a lo largo de 2014, cada victoria se celebra al estilo típicamente apasionado brasileño, con banderas a menudo con lágrimas, y siempre con mucha emoción. Su llegada al aeropuerto de Sao Paulo después de ganar el título fue un frenesí de los aficionados y los medios de comunicación.

Pero el Medina es sólo el exponente más visible de una nueva generación de surfistas conocidos por el apodo colectivo "de la tormenta brasileña." Este año, siete de los 34 contendientes masculinos en el Tour son brasileños - un porcentaje sorprendente en un deporte con una larga historia de dominación por parte de australianos, estadounidenses y sudafricanos. El primer evento del año, que terminó a principios de este mes en Australia, fue ganado por un joven brasileño de 19 años de edad, llamado Filipe Toledo. Cuatro de los últimos ocho surfistas en competición eran brasileños.

Brasil tiene más de 4.000 kilómetros de costa, y los brasileños han estado surfeando sus olas al menos desde el surfista australiano Peter Troy dio una demostración en Río de Janeiro en 1964. Entonces, ¿por qué el predominio tan de repente?

La respuesta es que el propio país ha cambiado. Después de las décadas rocosas de la década de 1980 y 90, cuando los shocks financieros y la inestabilidad política azotaron la economía y la inflación alcanzó picos de más de 2.000 por ciento al año, Brasil, en la década de 2000 experimentó más de una década de estabilidad y crecimiento. La brecha abismal entre ricos y pobres se redujo un poco, y la clase media se disparó de alrededor de 15 por ciento de la población en los años 80 a cerca de un tercio en 2012.

¿Qué tiene que ver esto con el surf? Todo.

Mientras la popularidad de este deporte se levantó en los años 1970 y 80, los brasileños se tomaron en serio el surf, pero con algunas excepciones no fue masivo. La gran plataforma continental en el Atlántico hace que no hay una sola de primer nivel "break" a lo largo de la costa de Brasil. Para ser realmente bueno, un surfista brasileño necesita desarrollar sus habilidades en olas más fuertes y duras como las de Hawai, Indonesia o Tahití, que producen olas grandes y poderosas. Durante décadas, era raro ver a un brasileño que pudiera permitirse el lujo de viajar a esos lugares.

Cuando los surfistas brasileños se pusieron a viajar al extranjero, por lo general lo hicieron sin mucho apoyo, dinero o asistencia técnica. Hablaban un mal inglés y tenían poca experiencia internacional. Y hubo un choque de culturas: Desarrollaron una reputación de gritones, desagradables y agresivos, de pasar de las etiquetas del surf. Este estereotipo (es objeto de acalorados debates) los mantuvo lejos de los mejores surfistas, de los aficionados extranjeros, y de los medios de comunicación especializados.

Como país, también, Brasil jugó rápido y algo tramposo con las reglas. Cuando la demanda de equipación de surf creció en los años 80, aparecieron miles y miles de camisetas, pantalones cortos y trajes de neopreno falsos. Poco se hizo en Brasil para combatir esto, dejando a algunos de los más poderosos jefes de las empresas de surf con la sensación de haber sido engañados por lo que, evidentemente, fueron menos propensos a patrocinar un surfista brasileño.

Pero la actual generación de surfistas brasileños surgió durante la década de Brasil de crecimiento, y han tenido el apoyo a lo largo del camino. Han ido a lugares como Hawai con regularidad y se han convertido en los atletas más completos. Alguien como el Medina es mucho el rostro de la nueva clase media brasileña. Su madre trabajaba como camarera y criada, entre otros trabajos; su padrastro, un ex triatleta, fue su entrenador. Los Medinas vivían de los ingresos de una tienda de artículos de surf. Ellos eran la principal fuente de apoyo de Gabriel - financiera, emocional y técnica - hasta que firmó su primer acuerdo de patrocinio a los 13 años.

El éxito de Medina ayudará presumiblemente a la próxima generación de jóvenes surfistas para conseguir más fácilmente patrocinadores. Esto sería bueno para Brasil, pero también sería bueno para el mundo el surf profesional acostumbrado a las caras blancas; el surf brasileño ha traído caras negras a la élite de este deporte.

Pero Brasil está siendo golpeado por una mala racha. La inflación ha vuelto, el producto interior bruto ha sido mediocre durante años y los escándalos de corrupción están a la orden. Esta crisis económica ya está perjudicando a los brasileños, y parece que ha llegado el surf brasileño también. Brasil tuvo un campeonato nacional de surf llamado Super Surf, de 2000 a 2009. En los próximos años se produjeron cambios en los patrocinadores y de nombre. Para el año 2014 no había suficiente apoyo para organizar un concurso nacional, y el campeón nacional se decidió simplemente sumando los puntos de las competiciones estatales.

La victoria de Medina a finales de 2014 parece haber ayudado momentáneamente a restablecer el campeonato nacional, por un período de prueba de dos años. Pero un solo atleta - o incluso toda la "tormenta brasileña", no pueden contrarrestar la falta general de apoyo a los deportistas profesionales (excluidos los jugadores de fútbol) que ha sido endémica en Brasil y que muy probablemente aumentará después de cualquier deterioro económico grave.

Si la economía sigue sufriendo, de todas formas, los surfistas brasileños todavía pueden apelar a un poder superior. En enero, el Vaticano permitió a sacerdotes en Río de Janeiro reunir pruebas de la santidad de Guido Schaffer, un joven sacerdote que se ahogó en un accidente mientras practicaba surf en el año 2009. Se trata de un primer paso en el proceso de canonización, y el Sr. Schaffer, al que ahora le conocen como el "ángel surfista," parece haber acreditado hechos milagrosos. Quizá preservar la grandeza del surf brasileño recaiga sobre él.

Artículos relacionados

8 comentarios

Escribe un comentario
Anónimo
29 de marzo de 2015, 22:59 borrar

Es probablemente el país con tradición surfera donde más población vive en la costa. Tarde o temprano tenía que llegar un campeón. Ya hace más de 20 años Fabio y Flavio estuvieron cerca.

Responder
avatar
Anónimo
29 de marzo de 2015, 23:51 borrar

Detras de cualquier exito, siempre se encontrará en su origen una expresión de libertad, bien sea individual o colectiva, según la naturaleza individual o colectiva de ese exito. Posiblemente, mirando atras en el tiempo en un plazo similar a edad de la generación exitosa, encuentrese algun movimiento popular, social o democratico, o una situación de pobreza y malestar que traccionara la aparicion de ese movimiento y obtuviera su expresion años despues materializado en talento en diferentes personas o personalidades, como es el caso de esta exitosa generación de surfistas.

Responder
avatar
Anónimo
30 de marzo de 2015, 20:42 borrar

los brasileños por lo general son unos saltarines, eso es asin!

Responder
avatar
Anónimo
30 de marzo de 2015, 20:46 borrar

Como los de Sope. Eta kitto!

Responder
avatar
Anónimo
3 de abril de 2015, 12:45 borrar

Por esa regla tres, mas extraño es el caso de Europa ,que tan solo cuenta con un surfista en el wsl y es de Irlanda.

Responder
avatar
Anónimo
3 de abril de 2015, 16:02 borrar

por esa regla de tres Flores también es Europeo y le pilla más cerca además, porque Glenn Hall de irlandés sólo tiene la bandera que le ponen detrás de su imagen.

Responder
avatar
Anónimo
4 de abril de 2015, 9:54 borrar

Europa con solo dos representantes en el tour, la economía no tiene mucho ke ver en este caso, y la calidad de olas tampoco

Responder
avatar

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.