Momentum Generation: La historia de una generación

monstr children momentum generation
He tenido la oportunidad de ver en esta película que narra la historia de una generación de surfistas que han hecho historia en este deporte. Unos chavales que surfeaban por afición y llegaron a liderar el mundo del surfing justo en los años de más cambios.

Son los propios protagonistas, Kelly Slater, Rob Machado, Shane Dorian, Taylor Knox, Benji Weatherley, Kalani Robb, Ross Williams, Taylor Steele y Pat O'Connell, los que cuentan su historia, contando su versión como nunca lo habían hecho.

La gran mayoría de protagonistas de la película provenían de familias rotas por las drogas, el alcohol, o las agresiones familiares. A Kalani Robb le daban cada mañana dos dólares y le decían que no volviera hasta la noche. ¿Y qué podías hacer durante todo el día si no tenías ni tan siquiera dinero para comer? Surfear.

A todos les unía la misma pasión, y de ella hicieron su carrera. No de inmediato, eran solo críos y pretendía divertirse. Competían, si, pero en ningún momento de sus jóvenes vidas pensaban en que se podían ganar la vida surfeando. De hecho, muy pocos surfistas a finales de los 70, principios de los 80, ganaban suficiente dinero para considerarse profesionales, y menos aún ese grupo de chavalines.

Pronto se dieron cuenta que si uno quería progresar tenían que ir a Hawai. Puedes er el rey de tu playa pero si no sabes surfear en Hawai no eres nadie.

"Todos nos conocíamos de surfear en algunas pruebas amaters", comenta Rob Machado en el documental. "Pero no fue hasta que estuvimos en la casa de Benji (Weatherley) que nos convertimos en un grupo".

El hecho de que Benji Weatherley tuviera una casa perfecta para ira a surfear fue algo accidental. "Mis padres se separaron", recuerda Benji en la película. “Se fue a Hawái de vacaciones. Ella regresó y dijo: 'hey muchachos, subid al coche, nos mudamos a Hawái'. Y resultó ser la costa norte de Oahu".

"Ni siquiera sabíamos que Pipeline y Waimea Bay y Sunset Beach estaban allí", agrega la madre de Weatherley. "Así de ingenuos éramos".

En un abrir y cerrar de ojos la casa de Benji se llenó de tablas de surf y gente durmiendo en el suelo. Para muchos de ellos esa casa fue el primer lugar seguro que conocían, un lugar donde era Navidad todo el año.

Pero Pipe o Waimea todavía imponía mucho respeto si no miedo a la mayoría de ellos. Fue Todd Chesser el que hizo de catalizador y empujó a los demás a ir más allá, a coger olas cada vez más grandes, cada vez más profundas, a romper con sus límites en el surfing.

Fue entonces cuando conocieron a Taylor Steele, un joven que vivía en su furgoneta y que grababa por afición (y para poder comer también) a la gente en Hawai. El secreto del éxito de Steele fue filmar el día a día y no solo las grandes ocasiones, y la gente veía a los surfistas haciendo maravillas en las mismas condiciones en las que surfeaba todo el mundo, y querían ver más.

Gente como Machado, Slater, o Dorian, fueron despuntando pese a no creerse todavía que podían ganar a los surfistas australianos, auténticos dominadores del circuito.

Y llegó el primer título del mundo de Slater y se lo empezaron a creer, aunque no mucho. Nada más ganar el título mundial, a Slater le envolieron en una manta, le metieron en un cubo de basuro, y lo tiraron ladera abajo. Es tan solo una anécdota, pero dice mucho de los serio que se lo tomaban. ¿Os imagináis a Michael Jordan haciendo lo mismo después de ganar un anillo de campeón?

Pero eso cambió a mediados de los noventa. Ya no eran los chicos nuevos, eran los surfistas a batir. La competición era cada vez más dura y llegaron los conflictos, los días oscuros.

El más sonado fue el desencuentro entre Machado y Slater. En el 95 los dos luchaban por el título mundial, y la ambición se impuso sobre la amistad. Kelly Slater ganó a Machado en semifinales el el Pipe Masters, ganó otro título mundial, pero perdió a Machado, con el que no se hablaría hasta años después.

Y a esto se le unió la muerte de Todd, el verdadero punto de unión del grupo. Benji caería en una profunda depresión que le llevaría al alcoholismo y a dejar el surf, Taylor Steele no haría más películas de la generación Momentum, Kalani dejó de competir profesionalmente, y para colmo a Machado le echaron del CT en favor de Shane Dorian.

Todo lo que les unía se había roto. Tuvieron que pasar unos años para que la mayoría encontrase su nuevo lugar. Machado lo encontró como free surfer, y gracias a él Kalani pudo dejar de trabajar en una oficina para volver a surfear a tiempo completo, y con la muerte del padre de Slater, él y Machado volvieron a reencontrarse.

6 comentarios:

  1. Me encanta, yo también pertenezco a esa generación, todo era más auténtico, igual que ahora, pffff....ya lo decía Mat Hoy, “en aquella época , la imagen, no era algo que buscábamos, simplemente íbamos a tope todo el día”, un saludo para el Rakas

    ResponderEliminar
  2. Y donde se puede encontrar la pelicula para verla?

    ResponderEliminar
  3. la generación que lo cambio todo, grandes, aunque mi ídolo es de body que fue donde empece, Mike Stewart.

    ResponderEliminar
  4. sabes donde se puede ver? gracias

    ResponderEliminar

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.

Con la tecnología de Blogger.