Salir remando

salir remando
Salir del agua remando es algo que cualquier surfista trata de evitar. Uno intenta salir siempre con una ola que te deje buen sabor de boca durante el resto del día, más que nada porque el hombre olvida rápido.


En el conjunto del baño la última ola vale mucho. Da lo mismo si te has hecho tres tubos y cuatro aéreos durante el primer cuarto de hora si luego te pasas hora y media flotando en el agua. Pero puedes haberte pasado todo el baño flotando sin pillar nada, muerto del asco jugando con las algas que el mar arrastra, que de pronto coges una última ola larga y limpia, que sales del agua con una sonrisa de oreja a oreja olvidando el resto.

Pero ayer fue de esos días en el que casi todo fue mal. Un par de olas decentes al principio, cuando la marea todavía no había subido mucho, y poco más. Luego llegó la gente y la pleamar, y pese a mis intentos de pillar una ola buena para salir, me tuve que salir remando cuando ya el tiempo se me echó encima.

Y para colmo el recuerdo me quedará para unos cuantos días, porque parece que las olas no van a llegar al medio metro de altura durante unos días. Hasta el sábado estaremos al borde de tener un mar plato.

1 comentario:

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.

Con la tecnología de Blogger.