Cuando no es tu día

sopela
Una ligera brisa del mar y olas cercanas al metro de altura relativamente ordenadas hacía presagiar un baño más que decente. No fue así.

Intenté un bañito en solitario en un pico alejado de la gente pensando que iba a triunfar pero fue remar y remar, pinchar y pinchar en la corriente. Después de un rato y reconociendo mi error busqué otro lugar algo más tranquilo pero ya era demasiado tarde para mí.

Y es que la alegría va por barrios. Mientras me iba al coche con la sensación de derrota solo veía a gente pillando olas. Ya habrá otra ocasión.

Hoy, con algo más de mar, sobre el metro y medio a la mañana, dos a la tarde, y viento del noroeste, no parece el mejor día.

Artículos relacionados

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.