Olas, tormenta, y un irrintzi

surf
El viento se había calmado y las olas se habían ordenado todo lo posible en unas pocas horas. El baño parecía decente, que no bueno. Pero, caprichos del cielo, justo cuando me estaba enfundando el traje de surf y saqué la tabla, el cielo se oscureció y cayó un chaparrón de los que hacen historia.

En cuestión de segundos volvió a saltar otra vez el viento y después de dudar unos instantes decidí que ya que estaba calado había que entrar al agua.

No fui el único en hacer lo mismo, y por lo menos en el agua, entre ese desaguisado de olas rompiendo sin orden y concierto, nos consolamos unos a otros diciendo que en cuanto pasase la tormenta tenía que mejorar. No fue así, y hubo que lidiar con los que había

No pasó mucho tiempo para darme cuenta que estaba tan contento de poder sufear olas que me daba igual que lloviera y soplara el viento. De hecho, en una de las pocas olas que abrieron lo suficiente, solté un irrintzi, un espontáneo gritito de alegría.

Hoy el mar tiene mejor pinta, con olas sobre los tres cuartos de metro y poco viento. A primera vista desde la webcam parece bastante mejor que ayer. A ver lo que dura, imagino que hasta que llegue a la playa.

Artículos relacionados

1 comentarios:

Escribe un comentario
Anónimo
15 de junio de 2016, 13:19 borrar


Te voy a decir una mentira!!!justo antes estaba perfecto ;))luego se fastidio :))

Responder
avatar

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

No se aceptarán comentarios insultantes, difamatorios, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.