Muere Greg Noll, padre del surfing de olas grandes

greg noll
Greg Noll, conocido como Da Bull, falleció ayer a los 84 años en su casa de Crescent City, Califonia.

“Con gran pesar en el corazón la familia Noll anuncia la muerte de nuestro patriarca, Greg Noll”, se puede leer en el post de Instagram publicado por la familia. “Greg murió de causas naturales el lunes 28 de junio, a la edad de 84 años. Invitamos a todos nuestros amigos y familiares a celebrar su vida compartiendo esta publicación y sus historias, imágenes y experiencias a través de su plataforma preferida. Aloha".

Noll fue uno de los primeros y posiblemente uno de los mejores surfistas de olas grandes, pero era mucho más que eso. También fue un emprendedor que ayudó a transformar el deporte con sus tablas de surf, que fueron de las primeras en construirse con madera de balsa, un material que las hacía más maniobrables y lo suficientemente livianas para que la usaran la mayoría de las personas.



Noll era una leyenda, era la leyenda. Nacido San Diego en 1937, se mudó a Manhattan Beach a los tres años. Cuando era niño, trabajó como pescador de cebos en el muelle de Manhattan Beach. Pronto conocería a Dale Velzy, un shaper al que se le ocurrió crear tablas hechas de madera de balsa para que los niños pudieran surfear. Velzy le tomó bajo su paraguas enseñándole el arte de construir tablas de surf.

No pasó mucho tiempo en destacar sobre el agua. Se convirtió en socorrista del condado de Los Ángeles y fue un competidor tenaz, todo lo cual contribuyó a su éxito posterior en la arena de las olas grandes. Llegó a conseguir el tercer puesto en la travesía hasta la isla de Catalina (26 millas), e incluso se perdió bajo la niebla y aterrizó seis millas más lejos del punto de llegada.

Fue de los primeros en surfear con tablas de balsa "Chip", más cortas y ligeras, y mucho más maniobrables. A Noll se le conocía en Malibú a mediados de los 50 por tener un gran estilo, aunque fue la natación lo que le llevó hasta los Juegos Olímpicos de 1956 en Melbourne.

Hasta allí se llevó su tabla, junto con Mike Bright, Tommy Zahn. Los australianos no habían visto a un extranjero surfear desde que Duke Kahanamoku introdujo el deporte allí en diciembre de 1914.

Noll comenzó a realizar viajes anuales al North Shore durante sus años en el instituto. Allí encontraría su gran pasión: las olas grandes.



Fue el 7 de noviembre de 1957, en Waimea Bay, en la costa norte de Oahu, donde llevó a un puñado de surfistas a un lugar donde las olas pueden alcanzar tres pisos de altura en invierno. Se decía que era imposible surfear en la bahía, y los residentes afirmaron que nadie lo había intentado desde que un joven surfista de California, Dickie Cross, murió allí en 1943. Lo consiguieron, surfeando las mayores olas hasta la fecha, aunque no está claro quién fue el primero en coger la primera ola.

"No teníamos dispositivos de flotación, no teníamos inventos, no teníamos helicópteros para sacarte ... así que si la cagabas, ¡estabas solo!" - Greg Noll


En diciembre de 1964, Noll consiguió otro hito, el de llegar remando hasta el tercer reef de Pipeline y pillar una de las olas más grandes que hasta entonces se había visto. Fue en ese momento cuando su bañador de rayas blancas y negras se convirtieron en un ícono.

No dejó de shapear, construyó una gran fábrica de tablas de surf en Hermosa Beach, donde logró formar una alianza comercial con Miki Dora para fabricar y vender tablas de surf Da Cat, creando una de las campañas publicitarias más exitosas en la historia del deporte. “Hacíamos hasta 175 tableros a la semana, y teníamos entre 60 a 70 empleados", comentaba Noll en una entrevista. Greg protagonizó el gran boom del surf en California.



Pero a finales de los años 60 el surf dejó de estar de moda. Una tarde en Makaha, en diciembre de 1969, eligió la ola más grande que había y la cogió hasta el final.

Poco después de surfear en Makaha Beach, Noll dejó el surf, cerró su fábrica de tablas de surf en Hermosa Beach y se mudó al norte de California y Alaska, donde se convirtió en un exitoso pescador comercial y más tarde en un guía de pesca deportiva.

No estaba contento, dijo años después, con lo que las populares películas de "Beach Party" de la década de 1960 le habían hecho al surf. Las películas inundaron la costa del sur de California, dijo, con personas que no podían surfear, se interpusieron en el camino de las que sí y no entendieron o apreciaron el deporte.

"Toda esa escena de Hollywood en ese momento en particular era un desastre cuando se trataba de hacer algo significativo con la comunidad del surf", dijo Noll a The Associated Press en 2013. "Vivían en su propia pequeña burbuja y pensaban que el surf se trataba de fiestas en la playa y gente saltando bailando a la luz de la luna".

A fines de la década de 1980, sin embargo, le comenzaron a llegar pedidos de tablas de surf hechas a medida. Noll abrió una pequeña tienda en su garaje para hacerlos, poniendo a su hijo Jed, entonces un adolescente, a trabajar con él.

En 2009, su hijo abrió Noll Surfboards en San Clemente y puso al padre a trabajar diseñando una línea de tablas personalizadas para coleccionistas que conmemoran eventos históricos de surf o honran a surfistas legendarios.

"Me da la oportunidad de trabajar con mi hijo y compartir lo que sé sobre el océano, las tablas y la historia", dijo Noll e 2018.

la gente siempre me pregunta '¿Qué es lo que hace que alguien deje a sus amigos, su familia, sus trabajos, para ir a surfear?' Esa gente cataloga el surfing como un deporte. No lo es. Es una forma de vida


Le sobrevive su esposa Lauire, y hija Ashlyne, y sus hijos Jed, Tate y Rhyn.

Descanse en paz.

9 comentarios:

  1. Se nos ha ido uno de los grandes

    ResponderEliminar
  2. Menudos huevos le echaban....

    ResponderEliminar
  3. con el material que había en esa época meterse ahí era de locos.

    Se nos va uno de los surfistas que más ha influido en el surfing en los últimos 50 años

    ResponderEliminar
  4. DEP y mi pésame a su familia y a todos los que sepan valorar como se merece esta pérdida enorme para el surf.

    ResponderEliminar
  5. Para los amantes del surf, este tipo de lugares y olas son la meca. Igualmente, no se recomienda surfear estos lugares sin la experiencia y equipamiento necesaria, ya que el tamaño de las olas no son broma. Por otro lado, si la tienes, debes de tener los 5 sentidos en lo que están surfeando.

    ResponderEliminar

Anímate a participar en Surf 30, pero siempre con respeto.

* Los comentarios reflejan solo las opiniones de los lectores.

* No se aceptarán comentarios que puedan ser considerados difamatorios, injuriantes, de mal gusto o contrarios a las leyes.

* No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.

* Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales.

Se eliminarán aquellos comentarios que estén claramente fuera del tema de discusión, que sean publicados varias veces de manera repetitiva (spam) o que incluyan enlaces publicitarios.

Con la tecnología de Blogger.